Nuestra historia

ESCUDO DE VILLALMANZO

En el año 2002 nuestro Ayuntamiento encargó la realización de un escudo para nuestro pueblo. Con tal motivo, se hizo un estudio previo de la historia del pueblo y desde ahí se hizo una propuesta que fue asumida por el Ayuntamiento en pleno. El realizador de dicho estudio fue el Cronista Oficial de la Provincia, Fr. Valentín de la Cruz, que recientemente estuvo en nuestro pueblo disertando sobre la historia de Villalmanzo.

En la memoria se puede leer lo siguiente:

"Hemos de recordar que Villalmanzo trajo en tiempos pasados un Escudo Municipal, consistente en una vid cargada de racimos. Ese escudo y sello municipal sirvió durante algunas décadas del siglo XIX cuando los gobiernos centrales dispusieron su uso documental. Este escudo debe ser asumido en el nuevo que se está sugiriendo al  Concejo: una cepa cargada de racimos y de hojas

Pero la nueva armería de que quiere dotarse Villalmanzo no puede preferir otros valores que son clave de su vida. Así, su reiterada castellaneidad. Villalmanzo fue una comunidad netamente castellana en el conjunto de sus razones: creencia, idioma, cultura, agricultura, administración concejil, folclore, sentido de hermandad con todos los pueblos, primero de Castilla y luego de España. Villalmanzo es Castilla y no renunciará a serlo. Igualmente es inevitable el recuerdo de los primeros vecinos y de su jefe Mancio; no pueden olvidarse Tordable, que sigue vivo en el Concejo, ni episodios como el Fuero de Lerma que caracterizó a todos los a él acogidos.

Por todo ello, me permito proponer el siguiente diseño para su ESCUDO MUNICIPAL.

Cortado. Primero, en gules, Castillo peculiar de Castilla en toda su expresión, flanqueado de espada de oro y de rollo pergamino, también de oro, con sello pendiente. A la diestra del jefe, estrella de ocho puntas, de oro. Segundo en campo de oro, cepa a su color cargada de racimos de sable y de hojas de sinople. Al timbre, corona real cerrada.

De esta manera, en el cuartel superior quedan así recogidos en el Escudo, a través del castillo la condición de villa castellanísima de Villalmanzo, con tres recuerdos emocionantes: la espada del fundador repoblador, el documento foral, dado por Alfonso VII y (con la estrella) el de una villa (Tordable) que se extinguió entregando su término, derecho y vecinos a Villalmanzo.

El cuartel inferior está dedicado a la vida campesina de la villa, caracterizada aquí con su característica preferencial del vino, significado en una cepa generosa de tempranillo o tinto del país, valor hoy en justificada alza.

La Corona representa el actual Reino de España, pasión de todos los hijos de la Villa".